Tratamientos

Láser depilación

La depilación por láser es un sistema para eliminar el vello no deseado. La luz emitida por el láser es absorbida por el pigmento del folículo piloso, destruyéndolo. Pueden tratarse prácticamente todas las zonas del cuerpo donde exista vello no deseado, aunque las más comunes son ingles, axilas , piernas enteras, labio superior y espalda entre otras. Antes de realizar ninguna sesión será visto por un médico que realizará una historia clínica adecuada.

La sesión tendrá una duración más o menos larga según la zona a tratar variando entre unos pocos minutos en el caso del labio superior a 1 o 2 horas (piernas completas). Lo más frecuente es que sean necesarias entre 4 y 8 sesiones por zona.

Una vez realizada la sesión puede haber algunas reacciones que son normales y en muchos casos deseables, como un pequeño edema o eritema perifolicular (enrojecimiento alrededor del punto por donde salía el pelo), que suelen desaparecer a las 2 ó 3 horas. Esto quiere decir que el folículo ha absorbido la suficiente energía como para conseguir el objetivo.

Hay unos requisitos que son importantes, para la máxima efectividad, antes de aplicar el láser:

  • Asistir a una primera consulta médica para examinar la zona a tratar.
  • No haberse depilado la zona a tratar con ningún sistema de arranque de raíz al menos con 30 a 35 días de antelación al tatamiento. No utilizar tampoco sistemas de decoloración del vello. 
  • No rasurarse en los 3 ó 4 días previos al tratamiento para ver bien la zona. En la misma consulta se marcará la zona a tratar y se rasurará. 
  • No haber tomado el sol en las 4 semanas previas al tratamiento, ni usar cremas autobronceadoras.

Una vez aplicado el láser se aconseja no tomar el sol al menos en 2 ó 3 semanas, ya que se podrían producir hiper o hipopigmentaciones (aciones locales en el color de la piel). Es recomendable utilizar pantallas solares de protección total, en las zonas expuestas.

Diseño web :: ticmedia.es